Contactanos (+34) 636 373 300

Con el descubrimiento de América se inicia una de las mayores revoluciones ecológicas y alimentarías de la Historia.

El encuentro de los dos mundos (el Nuevo Mundo, América, y el Viejo Mundo, Europa) provocó el intercambio de productos agrícolas y ganaderos como:

  • De América a Europa: chirimoya, piña tropical, aguacate, coco, vainilla, papa, batata-boniato, pavo, …

  • De Europa a América: trigo, cebada, café, caña de azúcar, vid, caballo, oveja, cerdo, …

De toda esta lista, son dos los productos que durante siglos han cubierto las costas malagueñas: la caña de azúcar (traída por los árabes en el siglo VIII del sudeste asiático) y la batata-boniato (traída por Colón en su primer viaje a América, 1493). Es en la Axarquía malagueña, en la Costa Tropical granadina y costa gaditana únicos lugares de Europa, donde en pleno siglo XXI, se siguen cultivando. Es en el Ingenio de Frigiliana el único lugar europeo donde la caña de azúcar se sigue transformando, en lo que todos los malagueños y granadinos, denominamos Miel de Caña de Azúcar; y es en Frigiliana donde dos productos de dos mundos tan distintos (el Nuevo Mundo y el Viejo Mundo) se siguen cocinando juntos para deleitar nuestros paladares en lo que los malagueños conocemos como “Boniatos en Miel de Caña”.

Los boniatos en miel de caña son la guinda (postre) que puede dar final a una cena excelente, el acompañamiento perfecto para las carnes de caza (pato) y carne roja, el entrante perfecto en una recepción (junto al queso de cabra semi-curado de nuestras tierras malagueñas o queso de leche cruda de cabra curado), …